Es un hecho que usar productos químicos artificiales para cuidar las plantas puede ser dañino para ti y hasta para tus mascotas. Por suerte, existe el jabón potásico, también conocido como potasa o jabón de potasio. El cual es un producto capaz de controlar distintas enfermedades en el jardín: todo sin contaminar ni causar problemas de salud.

De hecho, es un medio aceptado y utilizado en la agricultura ecológica, puesto que tiene baja toxicidad y muy alta efectividad. Sigue leyendo para que conozcas sus bondades y también cómo usarlo.

¿Qué beneficios tiene el jabón potásico para las plantas?

El jabón potásico es un excelente insecticida ecológico. Está compuesto por aceites vegetales, agua e hidróxido de potasio (KOH). Estos componentes se mezclan para producir una sustancia con un pH neutro que tiene excelentes propiedades como insecticida casero. Debido a esto, se puede usar sin problemas en las plantas, ya que no afecta los tejidos vegetales.
Además, tampoco ataca a ciertos insectos como las abejas, avispas y abejorros que aportan sus beneficios. Pero sí mantiene controladas otras plagas y enfermedades de las plantas como las cochinillas, pulgones o la arañuela roja.

Para qué sirve el jabón potásico

El uso del jabón potásico en agricultura es muy amplio. Como ya mencionamos, su principal función consiste en mantener controlada ciertas enfermedades y plagas.
Pero además, tiene otras funciones importantes, como por ejemplo:

  • Ayuda a eliminar la maleza que produce el “honguillo negro”: una especie de polvo que puede deformar las plantas.
  • Sirve como abono, ya que al descomponerse libera carbonato de potasa, la cual es una sustancia favorable para las raíces de las plantas.
  • Es perfecto para atacar insectos dañinos como las cochinillas, las moscas blancas, larvas o distintos insectos de cutícula blanda que afecten las hojas, tallos y raíces de las plantaciones.

Unido a todo esto, el jabón de potasio también ayuda a mantener cerca a las abejas para aumentar la polinización. Cada una de sus funciones hace que este producto se pueda usar sin restricciones, a diferencia de otros fitosanitarios que son más agresivos.

Jabón potásico para controlar el pulgón
El pulgón suele ser una de las plagas más comunes en los huertos. Por suerte, el jabón potásico es muy efectivo para combatirlo. La composición de la potasa actúa por contacto en la cutícula del pulgón para descomponerlo y exterminarlo. Pero al mismo tiempo, mantiene intacta la estructura celular de la planta.

Eso sí, deberás ser muy cuidadoso al momento de la aplicación. El mejor momento para hacerlo es en las primeras horas del día o al final de la tarde, y también cuando no esté lloviendo para que no se lave el producto.

Además, es bueno que uses como dosis unos 10 ml a 20 ml diluidos en 10 litro de agua. Así te aseguras de que el jabón cause el efecto deseado. Es conveniente que hagas varios tratamientos. Lo mejor es que lo apliques sobre la planta mediante pulverizaciones cada 15 días. Eso sí, presta especial atención a las hojas más nuevas y a la parte posterior de la planta. Sin duda, usar jabón potásico es una excelente alternativa para no tener que recurrir a insecticidas más dañinos.

Call Now Button
Abrir chat