¿Césped artificial o natural? Conoce sus ventajas e inconvenientes

Tal vez estás pensando en renovar tu terraza, patio o jardín, pero no acabas decidirte entre colocar césped artificial o natural. Aquí te damos toda la información sobre ambos tipos de suelo, para que puedas escoger el que más te convenga. Si finalmente te decantas por el pasto sintético, no dudes en acudir a nuestros instaladores certificados, que podrán aconsejarte, resolver todas tus dudas y realizar una instalación impecable con la que quedarás más que satisfecho.

Jardín de césped artificial

¿Qué tipo de césped es más caro, el natural o el artificial?

En términos absolutos, realizar una instalación de césped artificial tiene un coste un poco más elevado que sembrar pasto natural, ya que requiere de todo un proceso de instalación que suele comenzar con una preparación previa del terreno para adecuarlo a los trabajos que se realizarán posteriormente, de forma que el solado quede completamente liso, con las pendientes adecuadas y se garantice que no crecerán malas hierbas que estropeen el manto.

Sin embargo, una vez superado el coste de instalación, el pasto sintético resulta mucho más económico de mantener que el natural, ya que no requiere de regadío o de cortes habituales, por ejemplo.

¿Quieres tener un jardín ecológico?

Es posible que, si te preocupa la ecología y el cuidado del planeta, pienses que la mejor opción es un jardín de césped natural, aunque esto no siempre es así.

Jardín con césped decorativo

Para que tu jardín luzca siempre verde, necesitarás grandes cantidades de agua que eviten que se seque, especialmente en los meses de más calor o en zonas especialmente secas, como Levante. Esto implica grandes costes, no sólo en la factura del agua, sino también en la instalación de un sistema de regadío que te permita no tener que dedicar tu tiempo libre a este menester.

 

Por el contrario, un jardín de césped artificial no requiere de agua para lucir siempre igual de  verde que el primer día: tan sólo utilizarás el preciado elemento cuando debas limpiar el recinto, cada varias semanas o en el caso de que haya caído alguna mancha.

¿Qué tipo de césped es más recomendable para un alérgico?

Depende, por supuesto, del tipo de  alergia, pero, en general, una persona con problemas de alergia sufrirá en contacto con las gramíneas y, por supuesto, el césped artificial. Contrariamente a lo que se podría pensar, el pasto artificial está fabricado con fibras hipoaergénicas.

Esto implica que es mucho más complicado, aunque no imposible, que el pasto sintético genere una mala reacción a un alérgico, mientras que el natural puede impedirnos disfrutar del jardín o terraza durante toda la primavera.

Niños y mascotas, ¿es más seguro el césped artificial o el natural?

En casi todos los hogares de España viven niños pequeños y en la gran mayoría de ellos, también alguna mascota. ¿Son seguras las instalaciones de césped artificial para ellos o es preferible el pasto natural?

Césped artificial para niños

Ambos suelos son perfectamente válidos para los habitantes más pequeños de la casa, aunque es cierto que el sintético tiene una gran ventaja: sus fibras no resultan amigables para los insectos, lo que redunda en beneficio de niños y mascotas.

Además, un pasto sintético resulta más fácil de mantener limpio, lo que nos vendrá muy bien en el caso de manchas de comida, posibles deposiciones, etc. Incluso es posible desinfectarlo para mayor seguridad.

¿Dispones de poco tiempo libre? Disfruta de tu jardín sin preocupaciones

El trepidante ritmo de vida de hoy día nos impide, en la mayoría de ocasiones, disfrutar de nuestros hobbies y nuestras familias tanto como nos gustaría. Así, parece poco sensato cargarse con una obligación más: el césped natural queda precioso, pero requiere de una gran inversión de  tiempo para que siempre tenga el aspecto saludable que nos gustaría.

Además de frecuentes riegos, disfrutar de un jardín natural en buen estado implica cortar, abonar, desinsectar… Asimismo, se debe tener cuidado con el mobiliario (mesas, sillas y tumbonas pueden estropearlo y generar calvas) y con posibles encharcamientos, en el caso probable de que haya una piscina, o quemaduras, si es que tenemos una barbacoa.

Si nos decidimos por una instalación de césped sintético, evitaremos todos estos problemas: no necesitaremos regarlo, recortarlo, abonarlo o desinsectarlo para que esté verde durante todo el año; las patas de los muebles no lo estropearán, ya que está preparado para ellas; si está correctamente colocado no se estropeará por la humedad derivada de la piscina y es ignífugo, lo que implica que no arderá si saltan chispas de la barbacoa, aunque debemos tener cuidado, porque sí podría derretirse y ponerse feo.

¿Aún dudas entre césped artificial o natural?

Si todo lo anterior no ha despejado tus dudas, te contamos que una instalación de césped artificial con un material de calidad, como el que te colocarán nuestros profesionales, y correctamente realizada, puede durar en perfecto estado entre 10 y 15 años, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de mantenimiento del fabricante.

Césped artificial en patio

En resumen, una instalación exterior de césped artificial (no hemos hablado de las interiores porque es evidente que ahí gana por goleada el artificial) resulta un poco más cara de colocar, pero a cambio tiene muchos menos costes de mantenimiento, tanto económicos como en términos de tiempo; más segura para niños, mascotas y personas alérgicas, y tiene una mayor duración, aunque esté expuesta a condiciones de humedad, muebles pesados o barbacoas.

Cómo puedes ver, en realidad la disyuntiva entre césped artificial y natural no existe: contacta con nuestros instaladores, que estarán encantados de resolver las dudas que aún puedas tener y de crear para ti un proyecto de decoración con césped artificial que te hará enamorarte de nuevo de tu hogar.

 


Aún no hay comentarios en esta entrada. ¿Te animas?

Dejar un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios *

*